Usted está aquí
Inicio > Multimedia > Construyen la montaña rusa Switchback en Texas

Construyen la montaña rusa Switchback en Texas

Sarah y Danny Donhauser comparten algo más que una vida juntos al lado de sus hijos… comparten su pasión por los parques de diversiones, a tal grado que decidieron abrir en 2007 un parque familiar, el cual sólo tenía 5 atracciones.
Sarah and Donny Donhauser share more than just a life next to their children… they share their passion for amusement park to an extent that in April 2007 they decided to open a family park with only 5 attractions.
 

ZDT's Amusement Park

Después crecieron a 12 atracciones (entre ellas los Go-karts, un Bungee, toboganes, una pared para escalar y  un centro de videojuegos). Ya en este punto se llamaban ZDT’s Amusement Park, nombre que honra a sus hijos Zac, Danielle y Tiffany.
After, they grew to a 12-attraction park (including go-karts, a bungy, water slides, a climbing wall and an arcade). At this point they changed their name to ZDT’s Amusement Park from their previous name ZDT’s Amusement Center, to honor their children Zac, Danielle, and Tiffany.

Viper's Tail

Motivados por esta historia en la que una familia decidió, pese a todo pronóstico, comenzar la creación de un parque de diversiones en su natal Seguin, Texas, es que decidimos contactar a Sarah y a Danny para que nos mostraran su nuevo proyecto: la creación de una montaña rusa de madera llamada Switchback.

Con esta, como ellos mismos dicen, esperan ser reconocidos, que su parque tenga un prestigio a nivel nacional y, por qué no, internacional pues esta montaña rusa es única en el mundo, no sólo porque emula (aunque de una forma totalmente renovada y mejorada) la Switchback de 1884.

Aquella montaña rusa y esta tienen la peculiaridad de que el carrito recorre un trayecto y termina en una subida, ahí cambia de vía y regresa por el mismo trayecto, de ahí su nombre Switch (cambio) Back (de regreso).

Motivated by this story where a family decided, against all odds, to start a whole new amusement park in their hometown, Seguin, TX, we decided to contact Sarah and Danny to ask them to show us their new project: the creation of the wooden roller coaster, Switchback.

With it, as they say, they expect to be noticed, to have a not only local park but a world-known park due to the fact that this roller coaster is unique as it not only emulates the original Switchback from 1884 (in a renovated and improved way) but also gives riders something to talk about.

The latter and this have the pecularity that the train goes one way on the track and comes back, originally switching tracks, hence its name.

Curva a 90 grados

Pero la gran diferencia es que ésta tendrá una subida al final de casi 90 grados, lo que la hace única en el mundo. Además, como el parque no es muy grande, la montaña pasará al lado de los toboganes y dentro de unas bodegas que ya estaban y fueron modificadas para que pudieran pasar por ahí las vías.

Digamos que la montaña rusa será el corazón de ZDT, de ahí que sea el gran orgullo de Sarah y Danny, quienes cuando inauguren esta atracción será la muestra de que, como equipo, esposos y amantes de la adrenalina, han tenido éxito. Pero no un éxito malsano, no, sino ese que se saborea cuando se ha entregado todo por un sueño.

Cuando llegamos al parque, la primera que nos recibió fue Sarah, una mujer dulce y amigable, e inmediatamente nos llevó con Danny, quien estaba en la construcción… como lo ha hecho desde el año pasado, pues él no es un simple testigo, no, es una hombre que ha tomado las herramientas necesarias y él mismo ha construido, junto con otros 20 trabajadores, la montaña, pues sus conocimientos en ingeniería le permiten tener una participación activa en este proyecto.

The main difference is that this will have a final spire reaching almost 90 degrees, making it the only one in the world. Besides, as the park is not very big, the roller coaster will run next to water slides and into the warehouses that already existed in the park and were modified to fit the track.

Let’s say the roller coaster will be the heart of ZDT’s as it will be the greatest pride of Sarah and Danny, who on opening day, will demonstrate that as a team, couple, and adrenaline lovers, have succeeded. They will have a success to enjoy after having given everything for a dream.

Upon arrival at the park we were greeted by Sarah, a sweet and friendly woman, who took us right away with Danny, who was on the construction site… as he has been since last year because he is not a simple witness. He has actively participated in the construction of this roller coaster along 20 workers because his knowledge and interest have given him the opportunity to do so.

La primera caída

Sólo basta hablar con él unos minutos para saber que es un apasionado de las montañas rusas: sabe nombres de los parques, recuerda medidas exactas de las caídas, conoce  a fondo muchas montañas rusas, sobre todo de madera (claro, seguro también las estudió para tener un parámetro de la suya), es, digamos, una enciclopedia viviente.

Su idea era inaugurar Switchback para este verano, y espera lograrlo para septiembre, pero aún no tiene una fecha definida, pues acepta que han tenido algunos contratiempos que han retrasado la construcción, como las lluvias.

You just need to talk to him for a couple of minutes to realize that he is a roller coaster enthusiast: he can recall names of parks and roller coasters, heights, and other interesting aspects of roller coasters particularly wooden ones. Let’s say he is a living encyclopedia.

The original plan was to open Switchback in the summer, and now they expect to open it in late August or September. There is no confirmed date because he says there have been some aspects that have delayed the construction, like rain.

Entrando a la bodega

No son un parque grande, pero lo que es monumental son las ganas que tienen de brindarle a aquellos que los visitan una experiencia única con Switchback. No quieren modificar su concepto, pues quieren seguir siendo un parque familiar, pero con una de las mejores montañas rusas que los haga ganarse un lugar no sólo en el ranking mundial (aunque sería muy bueno), sino un lugar en el corazón de las personas que aplaudan este gran esfuerzo de construir una montaña rusa en medio de una ciudad pequeña como es Seguin, que se encuentra en el condado de Guadalupe, en Texas, y que en 2012 tenía una población de 26 mil personas.

De ahí, que ellos esperen un aforo máximo de mil 400 personas por día (sólo en Six Flags México caben más de 20 mil por día), nada mal para un parque que empezó como un sueño familiar y poco a poco se ha ganado el reconocimiento de quienes lo visitan.

Así, Switchback no sólo es un salto al pasado, sino un impulso para un futuro prometedor para ZDT’s Amusement Park.

It is not a big park, but they have a huge interest in providing their visitors with an unforgetable experience with Switchback. They do not want to change their original concept of family park. This roller coaster will surely give them a place in the world rankings of roller coasters, but they are more interested in having a place in the hearts of the people that applaud the great effort of building this roller coaster in this small Texan city, Seguin.

It is because of this that they expect that with up to 1400 people in the park, the lines will not be long. It definitely sounds good for a park that started as a family dream and has, little by little, received recognition from all the visitors.

Switchback is not only a jump into the past, but a powerful thrust into a promising future for ZDT’s Amusement Park.


Sarah y Danny Donhauser

Please like & share:
Top