Usted está aquí
Inicio > Parques > Latinoamérica > KidZania: una noche de calaveras y mucha diversión

KidZania: una noche de calaveras y mucha diversión

Por Verónica Olvera

KidZania usualmente es un lugar para niños, pero hay noches especiales, como la de ayer que se llamó Noche de Calaveras, en las que los adultos pudieron jugar juntos a los pequeños y divertirse en esta pequeña ciudad.

Desde la entrada, KidZania Cuicuilco, centro en el que se llevó a cabo la Noche de Calaveras que hoy 29 de octubre le toca a Santa Fe, estaba adornada con enormes calacas y los empleados recibían a sus huéspedes maquillados acorde con la temporada. Ya adentro, la tematización continuó enalteciendo la tradición del Día de Muertos, pues ese ha sido el objetivo de esta empresa mexicana desde el año pasado. (Y lo celebrará a nivel mundial en todas sus franquicias este 2016)

ataud-sello

No, no hubo zombies dispuestos a comerte, sino elegantes catrines, catrinas y calacas que siempre tenían una sonrisa para sus “señores” (así llaman a los niños) y sus acompañantes adultos. También había alrededor adornos de papel picado, telarañas y flores de cempasúchil. Sin duda, un ambiente muy festivo que se completó con un Kallejón de LeyendaZ, en el que se podía caminar entre arañas y casi en oscuridad.

Durante la noche, pues el evento fue de las 20:00 a las 00:30 horas, también se realizó un show en el que, además de bailar, la gente pudo apreciar grandes catrinas y catrines que se movían y saludaban desde sus zancos. Los niños estaban felices y ¡los adultos también! Pues ahora también podían explorar los establecimientos que hay en el lugar y ver cómo aprenden sus pequeños a ser chefs, médicos, periodistas, conductores, modelos y demás.

catrinez-zancos-completos-sello

Y las conversaciones entre padres e hijos eran geniales, pues luego de que una niña se colocara un diminuto tatuaje, su papá le dijo que él también se pondría uno, y la pequeña le contestó: “Ay, papá, pareces niño”. Y sí, la mayoría que estábamos ahí parecíamos niños y fuimos muy felices.

Por supuesto, dada la época, hubo concursos de disfraces, en el que entre los ganadores estuvo un chico de 23 años que se vistió de viejito y cuya actuación y disfraz dejó perplejos a muchos y obtuvo el primer lugar de su categoría. Sin embargo, también hubo quien se vistió de caballero templario, catrina y hasta hubo uno muy original en el que un niño llevaba a su gatita, que no era más que una señora (que creemos era su mamá) que le echaba muchas ganas maullando y haciendo gestos de minina. Y al terminar el concurso, KidZania dio a sus visitantes pan de muerto.

Así transcurrió la Noche de Calaveras que, sin duda, fue una excelente fiesta en la que chicos y grandes pudieron aprender jugando y revivir la hermosa tradición mexicana del Día de Muertos en esta temporada, que acabará en KidZania el próximo 6 de noviembre.

This slideshow requires JavaScript.

 

 

Please like & share:
Top